Matias

Matias

COTIDIANAS


         LAS DIEZ POSICIONES SEXUALES PARA SER FELIZ

 
No. No voy a hablar de sexo. Ni mucho menos de posiciones sexuales para alcanzar la felicidad. Yo sé que lo dice el título y que por ende estaba prometiendo pasos y consignas a desarrollar para alcanzar el goce a la hora de ir a la cama con otra/s personas. Pero reitero: No voy a cumplir con lo que prometí. No creo que te vayas a ofender o a escandalizar porque no cumpla una promesa. Estamos en año electoral y sabes bien que será algo con lo que tendrás que convivir al menos hasta Octubre.

La verdad es que hoy no tengo nada para decir. Y por lo general cuando no se tiene nada para decir, pero se siente la necesidad de decir algo, se recurre a títulos o exclamaciones que llaman la atención, pero que no significan nada. En algunos debates televisivos se suele utilizar mucho este recurso. Prometer una bomba que después resulta ser un chasquibum. Aparentar con una reflexión erudita que en realidad no es más que un eructo.

Las madres también suelen caer en estos costumbrismos. La famosa frase “vas a ver cuando venga tu padre”, dicha ante un niño que acaba de mandarse una macana, no quiere decir otra cosa más que: laverdadesqueyanoséquémierdadecirteymejoresperoalinfelizdetupadreaversiseleocurrealgo.

Sin embargo, y aunque acabo de aclarar que no tengo nada para decir, yo podría seguir reflexionando sin reflexionar y tal vez contara con la suerte de que vos sigas leyendo. Es contradictorio mi razonamiento pero a veces da resultado. De hecho, yo no sé por qué carajo sigo mirando programas en los que no creo. Por qué sigo adelante en conversaciones que no me interesan. Por qué sigo escribiendo relatos, como éste, que no conducen a ningún lado. Una vez leí que la boludez era tan adictiva como la hamburguesa de Mc Donalds. Y debe ser verdad.

Tal vez, este sea nuestro mal. Tenemos demasiados momentos boludos. Demasiados días en los que no tenemos nada para decir pero lo decimos igual. Y para peor, lo decimos con énfasis.

Es más, ahora que lo pienso, los artículos que salen en distintas revistas y diarios digitales y que llevan un título parecido al de este relato, quizás estén escritos y reflexionados por personas inmersas en uno de esos momentos boludos en que nos creemos eruditos, o portadores de verdades asombrosas.

Porque hay que ser boludo para creer que hay diez posiciones sexuales irrefutables para alcanzar la felicidad, cuando todos sabemos que hay, al menos….Más de veinte.

No hay comentarios.: