Matias

Matias

COTIDIANAS



                                  CONCLUSIONES APRESURADAS

 
“Por estas horas cualquier luz me parecería un sol”

Esta frase formaba parte de una letra para una canción que finalmente nunca llegué a terminar. Hice muchos intentos, probé con distintos ritmos pero nada dio resultado. Me perdí en el camino, por la desesperación de intentar terminar la canción antes de ponerme a pensar el mejor método para desarrollarla y llegar a buen puerto.

Algo parecido ocurre desde el lunes a la mañana,  con el caso del Fiscal Nisman…

Me tomé el trabajo (aunque creo que es casi obligatorio estar al tanto de esto) de escuchar y ver la mayor cantidad de programas televisivos y leer todos los artículos referentes al caso en los distintos diarios del país. También leí debates por las redes sociales y en la “calle”.

 “Se mató porque no aguantó la presión”… “Lo mataron porque presionaba al poder”… “Lo indujeron a matarse. Lo amenazaron con matar a un familiar si no se suicidaba”… “Se mató porque era una boludez le que iba a presentar”… “Lo mataron por lo que iba a presentar ante la justicia”… etc…

Hasta hoy no sabemos a ciencia cierta si el fiscal se mató o lo mataron. Podemos especular, por supuesto. Aunque para hacer especulaciones creo que sería productivo y honrado, despojarse de opiniones políticas. Por algunas reflexiones que escuché, las especulaciones del caso iban de acuerdo a la conveniencia. Aquellos a los que no les gusta este gobierno, especulaban con la muerte en manos del poder político. Los seguidores del gobierno aludían a las inconsistencias de la declaración que iba a presentar al fiscal como motivo de su suicidio. Aceptando que estamos en un país de libre expresión, en donde cada uno puede decir o especular con lo que quiere, estas expresiones me parecieron vergonzosas. Porque mientras cada uno tira de la cuerda que más le conviene, hay un cuerpo sin vida y una verdad que esclarecer.

Yo no tengo conclusiones. Tengo preguntas.

No entiendo muchos de los accionares de la seguridad del fiscal. No entiendo cómo después de varios días se dieron cuenta que había puertas para entrar en el departamento que no habían notado. No entiendo por qué le dieron un arma, cuando el fiscal tenía un batallón de gente cuidando su seguridad...  No entiendo por qué Berni dijo que se había suicidado si apenas se había asomado al baño y la justicia no había dado el veredicto…

También tengo preguntas que tienen que ver con algunas informaciones que no logré saber si estaban confirmadas: ¿Es cierto que le dejó una nota a la empleada para que haga las compras el lunes?... ¿Es cierto que la madre del fiscal esperó sentada en el comedor sin entrar al baño donde podía estar muerto su hijo? ¿Había gente en otros departamentos del piso donde se encontraba el fiscal?

Creo que sería productivo que sigamos poniendo el foco en las preguntas. Y en la insistencia en obtener respuestas.

Las especulaciones y las conclusiones apresuradas pueden nublarnos la mirada y entorpecer el camino a la verdad…Una vez más.


 

No hay comentarios.: