Matias

Matias

RELACIONES


PERDER LA CABEZA   05/10/2016

Sonó mi celular. Era Emiliano, mi mejor amigo. Pensé rápido en alguna boludez para decirle. Tenemos una especie de competencia por ver quién hace reír al otro con alguna ocurrencia. Recordé que en dos días Emiliano cumplía los años, así que le dije:


AUTOESTIGMA    10/11/2015

Dante acaba de abrir la puerta del edificio, viene apurado por una necesidad urgente de llegar al baño. Le parece escuchar un grito con su nombre. Se queda quieto. Espera unos segundos para confirmar si escuchó bien.



UN FAVOR INMORAL  15/10/2014

Alexis estaba sentado en el bar con el vaso de whisky muerto ya desde hacía un rato y cogoteando como un ñandú impaciente por el ventanal que daba a la calle Cochabamba. Por su actitud era evidente que esperaba a alguien, y mucho más evidente era que ese alguien estaba retrasado, debido a que observaba con insistencia la hora en su celular, al que hacía girar pelotudamente con el dedo pulgar de su mano izquierda...


GABRIEL Y ANALÍA  05/10/2014

Supongamos que usted se casó, formó una familia y a pesar de algunos tropiezos es feliz. Ahora supongamos que esa persona con la que se casó, tiene un secreto que es, ni más ni menos, que haberle sido infiel, pero es algo del pasado de lo cual usted  no se enteró, y esa relación se terminó, y realmente su mujer lo sigue amando a usted. Ahora yo le pregunto, ante esta situación ¿usted qué preferiría, enterarse o ignorar esa aventura?...


¿POR QUÉ NO ME RESPONDE ALICIA?  02/10/2014

Andrés caminó por su departamento como una fiera enjaulada, con el celular en la mano, hablándole a las paredes...


CUANDO ME AMABA BRENDA  26/09/2014

Cuando me amaba Brenda todo era maravilloso...
Pero no como en esas películas de amor sensibleras que uno ve de compromiso con una mujer... incluso con Brenda. No. Era algo real: el placer de sentir que la mujer que amás se encuentra en tu misma situación. Que no sólo te ve, si no que en verdad te observa, cuando sus ojos están atentos a tus expresiones...



SEÑALES                     25/09/2014

“Esperaba que llegaras, esperé toda mi vida, por alguien como vos”, fue lo primero que te dije aquella tarde. Lo recuerdo perfectamente. ¿Cómo olvidarlo? Fue la primera señal que me dio tu rostro como para percibir que había arrancado bien. Esa frase me daba, al menos, la posibilidad de sentarme en tu mesa y seguir la conversación para captar tu atención e intentar que entendieras que no era uno más entre tantos, de los que pretendían seducirte...